LA MANO DE OBRA EN LA COLONIA

La mano de obra indígena era realmente importante para la economía colonial. Por eso, los principales agentes económicos de la época fueron aquellas autoridades españolas que tuvieron contacto con ella. Nos referimos a los encomenderos y los corregidores.
Durante los primeros años de la conquista, la situación de los encomenderos fue priviligiada, ya que éstos eran los únicos que podían cobrar tributos y acceder a la mano de obra indígena. Para limitar este poder, la Corona nombró a un funcionario encargado de recolectar los impuestos y de administrar el sistema de la mita instaurado por Toledo. Este funcionario fue llamado Corregidor de Indios. Cuando la Corona creó el cargo de corregidor de indios (1565), tenía una doble intención: Limitar el poder de los encomenderos y "corregir" los abusos de éstos contra la población nativa. Pero, los corregidores utilizaron para su provecho todo el poder que el Estado les había otorgado, sin importarles la suerte de los indígenas.
La mita: La mayor parte de las actividades económicas durante la época colonial se llevaron acabo a través del trabajo forzado de la población indígena. El tipo más extendido de esta forma de trabajo fue la mita. Y aunque, generalmente, asociamos el concepto de mita al trabajo forzado en las minas, este sistema también se utilizó para la construcción de caminos y edificios públicos, servicios de correo, trabajos en haciendas, talleres textiles y cuidado de ganado. En suma, la mita fue la bases de la economía estatal y privada.
A diferencia de la mita incaica, donde se ponía en práctica la reciprocidad y redistribución, la mita colonial se debía hacer por el simple hecho de ser vasallo del Rey, sin que se recibiese nada a cambio. El Mitayo tenía que pagar tanto sus gastos de transporte como de alimentación y vestido, así como sus herramientas de trabajo. Las mitas más famosas fueron la de Huancavelica y Potosí.
El Yanaconaje: En tiempos de los Incas, los Yanas fueron personas que eran alejadas de su ayllu para prestar servicios al Inca o a algún curaca. Con la Llegada de los españoles, se llamó yana al poblador andino que huía de su pueblo para no pagar tributo ni hacer mita y que se ponía al servicio de algún español, quien a cambio le brindaba alimento y protección. Los yanas desempeñaron diferentes trabajos para sus amos, tales como cultivar en las haciendas, cuidar el ganado o realizar labores domésticas.
Los Trabajadores Libres: Durante la colonia, se llamó originarios a aquellos indígenas que residían permanentemente en el pueblo en que habían nacido. Ellos estaban obligados a tributar y a servir en la mita. En cambio, a los indígenas que vivían fuera de sus pueblos se les llamó forasteros y no estaban obligados a tributar. Por esta razón, muchos indígenas huyeron de sus pueblos de origen, y buena parte de la población de tributarios prefirió quedarse en la ciudad de Potosí luego de haber terminado su turno de mitayos, empleándose en las minas como trabajadores libres. Estos trabajadores recibieron un salario mucho mayor que el de los mitayos, porque realizaban tareas más especializadas. A este tipo de trabajo se le llamo minga, y a los trabajadores que los realizaban, mingados.
Para Segundo Grado de Secundaria - II bimestre
Responder las siguientes preguntas en tu cuaderno
1. ¿Por qué la Corona se vio obligada a crear el cargo de corregidor de Indios?
2. ¿Cuál fue el comportamiento de estos funcionarios?
3. ¿En que se diferenció la mita inca de la mita minera?
4. Explica las diferencias entre la mita y el yanaconaje del incanato y la colonia, en cuadro comparativo.
5. Explica ¿A quién se le llamó trabajadores libres?.
6. Ilustra el tema

1 comentario:

star dijo...

muy buena informacion !!! :D
pero aburridaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa :P

Publicar un comentario en la entrada